Riego

Toda el agua llega canalizada hasta un cuarto que se encuentra encima del parking del Hotel. Ahí se encuentra un ordenador que sabe la humedad del suelo de cada parcela y las predicciones del clima. Éste ordenador da una orden para regar una o dos veces al día con la cantidad que se determine dependiendo de las necesidades de cada día.

El hecho de que cada planta no consuma más de lo necesario, no sólo repercute en un consumo sostenible del agua, sino que también se obtiene una fruta más dulce y sabrosa frente a otras bananas que son más grandes debido a las grandes cantidades de agua que consumen de ríos o manglares.